Archivo del Autor: Alejandro Gómez

¿La muerte del SEO?

La supervivencia de cualquier especie esta condicionada por su habilidad para promocionarse, y esto depende de su capacidad para dejarse ver. Todos los seres vivos lo saben, y todos los comercios, también.

Desde los inicios de toda actividad comercial, la principal preocupación de todo comerciante es la de estar en un buen lugar, el más visible, el más transitado, el lugar perfecto donde sus potenciales clientes puedan verlo, acercarse a él, ver su producto, y finalmente, comprarlo.

 Con la llegada del mundo digital, las reglas del juego han cambiado, pero este principio ha permanecido inamovible. Es más, son tantas las posibilidades que ofrece este nuevo mercado, que la competencia se ha vuelto cada vez más voraz.

Las empresas invierten grandes sumas de dinero en mejorar su visibilidad en los buscadores, en ocupar los primeros puestos de las páginas de resultados, resultando más apetecibles para los potenciales clientes que buscan sus productos.

Sin embargo, esta actitud demencial por estar en la cima de internet, ¿es realmente rentable?

Es cada vez mayor la controversia acerca de este punto. En un artículo escrito por Miguel A. Díez Ferreira en el http://www.confidencial.com el 24 de enero de 2011, se citan parrafos como “Para mi sorpresa, en mis dos primeros meses viviendo en San Francisco no he oído hablar de SEO (Search Engine Optimization)ni una sola vez. Solo se lo escuché, hace unos días, a un emprendedor español también recién llegado. Pero a nadie más, nadie en Silicon Valley parece estar preocupado lo más mínimo por su estrategia de posicionamiento en buscadores. No hay eventos ni ponencias sobre el tema, no hay ofertas de productos y aplicaciones mágicas que te vayan a posicionar mejor, y desde luego no es algo que esté en las conversaciones del día a día. Como ya conté en un artículo anterior, en Estados Unidos hay una enorme obsesión por las aplicaciones y nadie se interesa por la web ni por crear proyectos web, aparte de poner una página corporativa explicando lo que uno hace, o de crear aplicaciones web dentro de Facebook” o “Javier Rodríguez Zapatero, Director General de Google España, aseguró la semana pasada que ¡¡a la web le quedan 3 años de vida!!. Que esto lo diga un representante de Google, cuyos ingresos vienen en un 96% de la publicidad en internet, tiene un valor enorme por lo que significa: que el propio Google, el rey indudable de la web durante los últimos diez años, ya la da por muerta y por eso está apostando tan fuerte por el contenido digital en otros dispositivos; con Android para móviles y tabletas, y también en televisión con una inminente nueva versión de Google TV”.

En el artículo completo, se refiere a un abandono de la práctica del SEO en su empresa, Redkaraoke, cayendo hasta las últimas posiciones en los buscadores, pero  incrementando de forma notable sus ingresos a través del desarrollo de su propia aplicación.

Esto podría dar a entender que la práctica del SEO es innecesaria cuando el producto es realmente bueno.

Sin embargo, Según eMarketer en su artículo ‘US Online Ad Spend Poised to Grow 20% in 2011’, la inversión en publicidad online creció en este año un 20% en Estados Unidos respecto a 2010, hasta alcanzar los 31 billones de dólares, cifra que alcanzará los 50 billones de dólares en 2015. 

En la red hay un sinfín de opiniones contradictorias, que apoyan distintas versiones en mayor o menor grado. La respuesta es dificil de encontrar en este momento, donde cada dia surgen posibilidades nuevas, que cada uno debe adaptar a sus necesidades. Debemos estar preparados para afrontar cada dia nuevos retos con nuevas herramientas, y solo el tiempo nos dirá cuáles son las mejores. Rectifico, el tiempo, e internet.

 

Alejandro Gómez, experto en Marketing Digital

Anuncios

SMART, SÍ, PERO… ¿QUIÉN?

Vivimos en la era tecnológica, eso es un hecho. Día a día la tecnología va cobrando un papel cada vez más influyente, abarcando todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Es tal su poder,  que no distingue entre edad, sexo, ideología, o condición social.

Este hecho, ha permitido que cada vez más personas puedan estar conectadas entre si, eliminando las antiguas barreras de la comunicación, y dando lugar a una nueva etapa en la evolución social, la era de la información. Cada día se comparten millones de datos, ya sea como imágenes, mensajes de texto, o información acerca de nuestras propias inquietudes y actividades. Esta revolución sociotecnológica, no ha pasado desapercibida por las grandes empresas, que ponen a nuestra disposición todo tipo de aplicaciones y sofisticados terminales inteligentes, los llamados SMART, para facilitar lo que nunca había sido tan fácil, compartir.

Día tras día, ven la luz del sol nuevas aplicaciones que se preocupan por todas nuestras inquietudes, ya sean sociales, referentes a la salud, al ocio, o a las relaciones íntimas, llegando incluso a crear otras nuevas que antes no teníamos.

El culmen de esta ávida preocupación de las grandes multinacionales por nuestro estilo de vida llega en forma de pulsera, y promete no tener desperdicio. Así es como llegan a nuestras vidas las pulseras UP de Jawbone. Estas particulares pulseras son la versión SMART de un matrimonio a la antigua usanza, ya que una vez la enlaces en tu muñeca, nunca más te separaras de ella.

Imagen

Las características que hacen tan única a esta pulsera, como veremos un poco más abajo, son incontables, ya que es capaz de controlar nuestra actividad física, nuestra dieta, nuestro descanso total y relativo, e inclusive nuestro estado de ánimo. Además, para los más excépticos, este SMARTrimonio tampoco se verá afectado por el medio o las condiciones ambientales en que nos encontremos. Lo que la tecnología ha unido, que no lo separe el agua. En esta imagen podemos ver un resumen de las características de dicha pulsera: Imagen

Una vez registrados los datos, esta maravilla te permite disponer de ellos a través de una sencilla aplicación válida para todas las plataformas, eso si, solo accesible a través de tu SMARTphone, permitiéndote gestionar lo que comes, lo que te mueves, lo feliz que eres, y lo que duermes, entre otras cosas.

Parece impensable que la raza humana haya podido sobrevivir tantos años sin algo así. Afortunadamente con este imprescindible invento, que solo cuesta alrededor de 130 euros, hemos asegurado la supervivencia de la especie. No obstante, dado que con esta pulsera viviremos años y años hasta que solo el aburrimiento acabe con nosotros, podemos, y debemos, permitirnos reflexionar acerca del verdadero e inequívoco fin de estas pulseras SMART.

¿Somos realmente los beneficiarios de esta recopilación masiva de datos de tantas facetas de nuestra vida?

A nadie se le escapa que hoy por hoy, la publicidad mueve cantidades ingentes de dinero, con el fin de conocernos mejor, de atraer nuestra atención de forma más eficaz, o de generarnos una necesidad de compra más acentuada. Las compañías gastan miles de millones en la obtención de datos de sus potenciales clientes, y en la conversión de estos en una necesidad por la compra de sus productos. Todos estos datos, a la par que costosos, son difíciles de adquirir, y no siempre pueden ser fiables, por no hablar de la complejidad que subyace a su correcta gestión y segmentación.

Pero, ¿Cuánto valdría una base de datos objetiva, 100% fiable, y perfectamente segmentada, cuya mejor cualidad, no es permitir la generación de un mayor interés por unos u otros productos, sino directamente brindarnos los productos que YA necesitamos, sin necesidad siquiera de preguntárnoslo?

¿Será esta la evolución de la recién estrenada era de la información, por la era de la manipulación de la información, donde el navegador de internet nos ofrecerá pastillas para dormir mejor, dietas específicas para nuestro estado de salud, o eventos de ocio para mejorar nuestro estado de ánimo?

Puede que estos datos tan personales nunca lleguen a ver la luz, salvaguardando nuestra intimidad, o puede que nos estemos dejando enjaular en una “red” de arañas multinacionales, quedando atrapados, indefensos, y condenados a su merced. Cada uno debe reflexionar y sacar sus propias conclusiones. Solo el tiempo sabrá a quien le otorga la razón. Rectifico, el tiempo, e internet.

 

Alejandro Gómez, experto en marketing digital.

 

Referencias:

–          https://jawbone.com/up#features

–          http://store.apple.com/es/product/HB712Z/A/pulsera-up-de-jawbone

–          http://www.cincodias.com/articulo/tecnorama/jawbone-up-pulsera-cambiara-vida-  movil/20130607cdscdstls_1/